Siguenos en

100 Años Facultad de Química

Visita académica en el marco del Centenario de la FQ
Nunca perderá la humanidad la batalla contra los virus: Rolf Zinkernagel, Premio Nobel 1996

La humanidad nunca perderá la batalla contra los virus, porque es una cuestión de juego de números, y los virus nunca matan a toda la población, pues siempre hay una parte que es resistente y otra que es más susceptible, pero nunca es al cien por ciento, afirmó en la Facultad de Química de la UNAM el Premio Nobel de Fisiología o Medicina 1996, Rolf Martin Zinkernagel.

En cuanto al virus del Zika, el Nobel dijo –luego de dictar la conferencia magistral Understanding Immunity– que se sabe poco sobre éste; “se ha visto que afecta algunas células del cerebro e iremos aprendiendo con el tiempo cómo controlar esta enfermedad”.

Acompañado por alrededor de 300 alumnos y profesores, quienes se reunieron tanto en el Auditorio B de la FQ, donde se realizó la conferencia, como en los auditorios A y E, además de una transmisión simultánea en Webcast, Rolf Zinkernagel señaló que dos de los grandes retos actuales de la Inmunología son mejorar los tratamientos en torno al envejecimiento y hacer más eficiente la respuesta inmune ante los tumores, a fin de evitar los efectos secundarios de las quimioterapias.

Comentó que sus estudios han ayudado a entender los mecanismos de la respuesta inmune que nos defienden contra los virus, y que en sus últimos trabajos se ha dedicado a estudiar si la protección en vacunación dependía de inmunizar varias o pocas veces, a través de unidades organizadas y repetitivas.

Martin Zinkernagel fue galardonado, junto con el investigador australiano Peter C. Doherty, por sus descubrimientos sobre la forma como el sistema inmunológico distingue las células infectadas de las sanas. El trabajo de los dos científicos ha permitido hacer importantes avances en las investigaciones sobre el SIDA, ya que han podido demostrar que la infección de un virus puede, durante la defensa del sistema inmunológico, seleccionar las mutaciones en el virus que no son reconocidas por el cuerpo humano.

Durante su conferencia, Rolf M. Zinkernagel, quien fue presentado por el Director de la FQ, Jorge Vázquez Ramos, se refirió al caso de los virus, en torno a dos mecanismos que utiliza el sistema inmunológico, las Células B y las Células T, para contrarrestar el ataque de los virus.

Asimismo, Zinkernagel explicó cómo es relativamente fácil detectar los periodos de una infección y cómo detectar anticuerpos que sean neutralizantes contra la enfermedad. En este sentido, comentó que si las personas sobreviven a una infección los primeros 10 o 12 días, seguramente se tendrán estos anticuerpos neutralizantes.

En su presentación, el Nobel también recordó que la expectativa de vida en el mundo se incrementó gracias a las vacunas, las cuales buscan preparar al sistema inmune ante ataques de agentes patógenos.

Rolf M. Zinkernagel se refirió al trabajo de investigación que le valió el Premio Nobel, junto con Peter C. Doherty, el cual –dijo– partió de observaciones en experimentos in vivo de trasplantes de riñón, donde observó que las células infectadas podían ser eliminadas por los linfocitos o Células T que tuvieran las mismas moléculas del trasplante. Así fue como, recordó, se logró determinar que las células del organismo pueden atacar a la células infectadas. 

Asimismo, destacó que uno de los problemas fundamentales en la inmunología actual son los trasplantes de órganos (riñón, corazón, hígado), los cuales no logran permanecer por mucho tiempo en las personas que reciben el trasplante. “A pesar de que hay una serie de fármacos que ayudan en este sentido, probablemente una solución podría ser trasplantar células de la médula ósea del paciente que dona el órgano al que lo recibe, de tal forma que el cuerpo de este último reconozca al órgano como propio”, afirmó.

Como parte de las actividades programadas dentro de los Festejos por el Centenario de la Facultad, el Nobel aseguró que para merecer este Premio buscó observar la naturaleza, hacer los experimentos y volver a observar, y tuvo la fortuna de contar con recursos y un ambiente adecuado para desarrollar el trabajo. En un mensaje para los estudiantes universitarios, le recomendó trabajar duro y no creer en dogmas.

Respecto de esta visita, el Director de la FQ, Jorge Vázquez Ramos, destacó en entrevista posterior, que esta entidad tiene una vida académica intensa, y que en los últimos seis años se ha invitado a alrededor de diez premios Nobel, con la finalidad de que los estudiantes tengan una visión más amplia del presente y del futuro de la ciencia.

Al referirse a los objetivos de esta entidad, dijo que desde su fundación como Escuela Nacional de Química Industrial en 1916, se tuvo como objetivo fundamental  influir y apoyar al país y a la industria nacional en campos de las ciencias químicas como Farmacia, Metalurgia e Ingeniería. Desde entonces, la Facultad ha aportado recursos humanos de gran valor para México en todas la áreas de la Química, apuntó.

En el marco del Centenario de la FQ, “se está promoviendo un nuevo paradigma de Facultad, que no sólo enseña y crea ciencia, sino que además la transfiere al sector productivo. Es uno de los grandes propósitos en el que estamos trabajando”, concluyó.

Trayectoria

Rolf Martin Zinkernagel, médico suizo nacido en Basilea, en 1944, estudió Medicina en la universidad de su ciudad natal de 1962 a 1968. Al concluir la carrera, efectuó un curso de Medicina tropical en la misma institución y otro de Medicina experimental en la Universidad de Zúrich. Trabajó en hospitales, laboratorios e institutos de diferentes universidades de su país.

En 1973, comenzó en Australia los primeros trabajos de su especialización junto con Peter C. Doherty, en la Escuela de Investigación Médica John Curtin, de Camberra. Estos trabajos se refieren a la capacidad de defensa del sistema inmunitario. Tras sus investigaciones en Australia, se trasladó a Estados Unidos en 1976, donde se desempeñó como asistente y después como profesor en el departamento de Inmunopatología del Instituto de Investigaciones de la Clínica Scripps, en La Jolla (California).

En 1979, regresó a Suiza, donde se incorporó como profesor asociado al departamento de Patología del Hospital Universitario de Zúrich. Cuatro años más tarde, fue nombrado director del departamento de Inmunología Experimental.

Zinkernagel es autor de más de 300 publicaciones; sus trabajos para conocer la lucha contra los virus le han merecido numerosos premios internacionales, entre ellos, el de Doctor Honoris Causa por las universidades de Lieja, en Bélgica, y de Camberra, en Australia. Es miembro honorario de la Sociedad Mexicana de Inmunología y ha participado en la formación de investigadores mexicanos como el doctor Constantino López Macías, egresado y profesor de la Facultad de Química.

Yazmín Ramírez Venancio
José Martín Juárez Sánchez

 

 

 

 

 

Diseño y programación: I.Q. IZC
Colaboración: I.C. AMO
Imágenes: Coord. Comunicación
DePA 2015-2016
FQ UNAM